martes, 30 de junio de 2020

Técnica Alexander, asignatura optativa en Musikene sobre control psicofísico, como apoyo a especialidad
(consta de 2 niveles TA I + TA II)
Maite Mancisidor, alumna de violín en Musikene, nos cuenta su experiencia:
"Durante este curso, esta asignatura me ha ayudado en varios aspectos en cuanto a mi estudio con el instrumento y mi sonido.
Lo primero que me hizo ver la luz y verme muchísimo más libre fue simplemente pensar en Neck-free. Eso, a parte de hacer que mi sonido y mi sensación física fueran muchísimo mejores, hizo que me diera cuenta de lo poco consciente que era de lo que hacía ya que, simplemente pensando una cosa, todo cambiaba a mejor. Cuando empecé a ser consciente de todos los movimientos inconscientes que hacía, fue muchísimo más fácil identificar qué era lo que fallaba y sobre todo era mucho más fácil solucionarlo.
El ser consciente me llevó a ver que yo confiaba mucho en mi percepción sensorial, y acabé viendo que era totalmente errónea. Para esto lo que más me ayudó fue pensar e identificar las direcciones primarias del cuerpo haciendo semisupina. Hacer esto me ayudó mucho para transmitir esa sensación y reconocer fácilmente los parámetros que me estaban fallando a la hora de tocar (neck-free, cabeza flotando por encima del atlanto-occipital, widening y la dirección de las rodillas).
El estar libre y consciente de lo que haces con tu cuerpo da muchísima libertad al sonido, te permite concentrarte plenamente en tu interpretación y ayuda muchísimo a perder el miedo a la hora de tocar ante el público.
Todo esto mencionado anteriormente yo lo he ido aplicando en mi estudio, pero teniendo como regla principal el stop and think.
Yo siempre he tenido muy claro que tenía que tener una metodología de estudio y que la debía seguir para tener un trabajo organizado y pleno, pero mi metodología de estudio era superficial, seguía perfectamente el orden que había establecido con mi profesor.
Lo que nunca me había planteado era que mi objetivo no tenía que ser leer todos los estudios, obras, pasajes orquestales etc., sino que debía mantener mi atención en los medios por medio de los cuales podía llegar a ese fin. Fue ahí cuando empecé a observarme con mucha atención en lo que hacía y vi que cada muy poco tiempo mi cuello se tensaba muchísimo, entonces paraba, pensaba y actuaba.
El stop and think a parte de para el estudio personal y aplicarlo en el ámbito del estudio, también me ha ayudado en momentos en los que el estar muy saturada y agobiada me llevaba a hacer todo automáticamente, y el hacer esto, me despejaba la mente y me centraba en las cosas importantes.

Como conclusión, lo que más me ha ayudado para mejorar tanto mi sonido como mi estudio ha sido el darme cuenta de que no era para nada consciente de lo que hacía. El ser consciente te ayuda a estar donde tienes que estar, a concentrarte y sobre todo a liberarte de cargas innecesarias que no sirven nada más que para dar problemas."

lunes, 8 de junio de 2020

Alexander technique postgraduate for musicians at Musikene: 

thougths by a musician


"We are end-gainers. We are focussed, yes maybe obsessed about reaching a goal. 
We always want more in less time. We always want to produce, to be productive. That‘s what still happens to me. I feel bad „doing nothing“. It feels wrong to disconnect. It feels like I am lazy. I always seek for a product/a result at the end of my work. 
This brings up a difficult subject concerning playing the violin. Because
learning to play is a process. Most results of our time practicing won‘t be visuable after a couple of
hours, days, weeks, months. A lot of our work you can show, you can make „visuable“ after months
of practicing, or years. Practicing an instrument is not like writing a thesis. You write and in the end
of the day you have a result in front of you that you can see, you can look at, it‘s there, it‘s real.

What happens in term to playing an instrument is that the result is often not seen, or unconscious
which makes it so difficult for us musicians, to me, to trust in our, my daily work, which leads to
frustration so often. Therefore I think that for musicians especially it is absolutely essential to focus
on the way, the process and not on the result and product.

Alexander technique,
it is not about a skill. It is much more about the way we do, the time in between the start and the end. It
is the means whereby and the educational process."

Marianne Brandstettner
 violín postgraduate with C.Bucataru
Alexander technique postgraduate with A. Landa

...thanksssssss Marianne!!! great pleasure having you here. We continue in our learning process...





VI. Edición del posgrado de control psicofísico para músicos en Musikene


Control sonoro, comodidad en la emisión, dirección, proyección.
Cómo prevenir lesiones o sobrecargas, herramientas pedagógicas, nervios y descontrol / control consciente del músico.


Info detallada: alanda@musikene.net
Inscripciones: www.musikene.net

lunes, 11 de mayo de 2020

Música para respirar en la vida

Técnica Alexander para Músicos en confinamiento (COVID-19)
Anne Landa

“A way of coordinating the system better, being quiet and alert.”
(Ted Dimon, lecture on 29th of April ´20)

La Técnica Alexander aporta herramientas psicofísicas para que el sistema del músico trabaje de un modo eficiente, con la interacción de cuerpo/mente pero subrayando un aspecto muy amplio que es el comportamiento humano.
En este periodo tan  delicado, podemos observar y analizar la actitud del músico en su estudio diario. A través de herramientas prácticas de una materia educacional, como es la técnica Alexander, desarrollamos un trabajo concreto para nuestras acciones precisas con el instrumento, centrándonos en el estudio del movimiento del músico y su “thinking in action”.
En este periodo de confinamiento puede ser interesante centrarnos en nuestro Control Primario y subrayar que esa relación natural de la cabeza/cuello/torso, es una estructura que mantiene su largura natural cuando el uso del individuo es el adecuado (el uso que tenemos desde que nacemos; ya que el buen uso de nuestro control primario es innato).
Intentemos recordar que la dirección de la cabeza hacia delante ayuda a la apropiada largura de toda la musculatura de la espalda. De modo que si respetamos el cómo está diseñado el cuerpo para el movimiento, el funcionamiento de éste será más libre y eficaz.
Pero además de este buen uso general a nivel físico (que todo músico puede respetar para evitar sobrecargas y mejorar a su vez el sonido),  creo que un aspecto a destacar en este periodo de “stop” general, es el relacionado con el sistema emocional del individuo y su relación con el propio instrumento.
Estos días de confinamiento y aislamiento social nos han llevado a un día a día donde el tempo se ha ralentizado muchísimo. Este día a día en “Adagio”, nos ofrece una posibilidad de entender claramente el principio que desarrollamos en técnica Alexander: PARAR antes de reaccionar ante el estímulo. STOP durante el estudio (desde el calentamiento) nos ayudará a estar “aquí y ahora”. Parar y pensar para emitir con control consciente.  Estudiar con eficacia, pero sin prisa, porque el tempo ha frenado y podemos mejorar nuestro vínculo con el instrumento.
El vínculo con el instrumento tiene mucha relación con nuestra actitud: 
¡la actitud que el músico tiene en cada momento puede ser una elección consciente!
¿Te has fijado con qué actitud te pones a estudiar cada día?
Del mismo modo que durante el parto y nacimiento la oxitocina es una de las hormonas más importantes (porque es la hormona del amor y del vínculo con el bebé) y el pico más alto de oxitocina en la vida de la mujer es en el momento del parto, cuando por ejemplo abrazamos a alguien también segregamos oxitocina.
Ahora que no podemos abrazar…pensando en hacerlo, simplemente pensándolo, la oxitocina estará ahí como cuando se lleva a cabo la acción.
¿Por qué no utilizar entonces el pensamiento, en este caso pensando por ejemplo en un abrazo, para que gracias a esta hormona maravillosa podamos crear un verdadero vínculo con nuestro instrumento?
Porque en mi opinión, ser músico va más allá de tocar notas…
Nuestra música nos puede ayudar a mantener una sonrisa interna y segregar oxitocina, propiciando un bienestar en nuestro organismo y en el que nos escucha. Oxitocina y vínculo, como el de una madre con su bebé, y menos adrenalina y cortisol.

Música para vivir con amor. 

lunes, 4 de mayo de 2020

COVID-19...

Tempo "Adagio"...
Tempo de Stop + Think...
Tempo de calma y... con salud:  una sonrisa interna.
Aprendamos a vivir a otro tempo



jueves, 24 de enero de 2019

Joints free - Articulaciones libres = control sonoro



Comenzamos el año 2019 subrayando la importancia de "soltar" articulaciones en relación al Control Primario del músico, ya que ésto determina el cuerpo sonoro y control de la proyección en el auditorio.
En la asignatura de Técnica Alexander I- II y Curso de especialización, estamos trabajando desde este curso ampliando la exposición al estímulo utilizando el amplio espacio que nos ofrece el auditorio de Musikene
Una maravilla poder trabajar directamente en un espacio especialmente ancho donde aspectos como la vista panorámica del músico y buen uso psicofísico son primordiales y hace falta "rodarlos" con cada alumno, desde 1º de Musikene a 4º, así como los músicos profesionales del IV.Curso de Especialización ´18-´19.

Procedimiento de semisupina: buen equilibrio de la cabeza y cómo retomar la largura y anchura del control primario

Head leading como los animales; la importancia del principio "Cabeza dirige y cuerpo sigue" para el movimiento fluido y coordinado.
En semisupina el control primario retoma su largura y anchura naturales, como lo demuestra el buen uso  que los animales mantienen de modo instintivo. Nosotros, en la bipedestación, perdemos dirección de cabeza (forward and up) y por tanto caemos en un acortamiento de estatura.

miércoles, 21 de noviembre de 2018

Antes/después: El buen uso del músico

En nuestras clases de Técnica Alexander de Musikene trabajamos sin instrumento para reeducar el buen uso del individuo y también dedicamos parte del enfoque de T.Alexander en relación a la calidad sonora, con clases individuales con el instrumento y la variedad de obras y estilos que el alumno estudia.
Al inicio de esta clase que muestra la foto (superior), el músico tendía a acortar su largura de estatura y no respetar el buen equilibrio de su cabeza, con el consiguiente bloqueo de cuello, y alteración en su control primario.
Después de la clase de Técnica Alexander (foto inferior), sin corregir posturas, ni buscar hacerlo de otro modo, sino simplemente "dejando de hacer" todo lo que no es eficaz, el alumno (Adam), lo describe como
 " sentirse cómodo, easy".